viernes, 25 de septiembre de 2009

Noche mágica.

El otro día alguien del trabajo me decía que no quería tener niños. “por qué?” le pregunté, “por las noches sin dormir por ejemplo” y me reí. “sabes? yo pensaba como tú?” le dije “y por qué has tenido hijos?” “La pregunta del millón” pensé… “porque hay que vivirlo para saber lo que es”…

A veces me sorprendo a mí misma describiendo lo maravilloso que es tener hijos a personas que me miran con incredulidad. Me emociono demasiado y les recuerdo que yo pensaba como ellos… Sí, es extraño porque tú lo explicas con muchas ganas y ves que el otro se queda pensando “si… ya…”. La mejor parte viene cuando dices aquello de que “compensa” y si ya entras en detalles se quedan realmente alucinados “y eso dices que compensa?” jajajaaa

Esta noche Xavier y yo leimos un cuento, lo habitual antes de irnos a dormir. Luego pidió otro cuento y señaló el de las pegatinas. Hemos jugado a colocar las pegatinas redondas de color sobre los dibujos con redondas de color y así agotamos nuestro último rato de antes de ir a dormir… Luego se ha subido a su cama y me ha pedido me acueste a su lado. Me he tumbado, se ha tumbado acurrucado mirándome. Ha cerrado los ojos, los ha abierto, me ha visto a unos centímetros de su carita, me ha sonreido, tan simpático que casi me da la risa… y finalmente me ha dado la espalda para caer rendido.

He renunciado a muchas cosas si! Al gimnasio, a las tardes de domingo en el sofá, a mucha vida social y así te seguiría contando un montón de cosas. Pero lo he hecho con ganas. Dime, si me conoces y me puedes mirar a los ojos directamente, no hace falta que te cuente que esta noche otra vez casi lloro de la emoción, acaso no ves en mis ojos lo que no hace falta que te cuente? Llámalo como quieras: felicidad, plenitud… A mí me gusta llamarlo “paz interior”.

5 comentarios:

Susana dijo...

¡Qué alegría leerte de nuevo! Ya estaba un poco preocupada. Como siempre, precioso lo que escribes, y como siempre también, me siento muy identificada con ello. Yo también me emociono muchas noches durmiendo a mi gordita. A su papá también le encanta dormirla, dice que le parece un momento precioso, verla como va cerrando los ojitos poco a poco, mientras te mira como diciendo ¡qué bien que estés ahí!!!
Un besito.
Susana

Lola dijo...

Qué bien que hayas vuelto. Me alegro un montón, ya pensé que hasta habías abandonado el blog.
Espero que Xavier esté bien y feliz con sus padres. Y que tú sigas siendo tan feliz disfrutando esos momentos mágicos con él.
besos

Monica dijo...

Hoy si que me has dado un buen regalo de aniversario, he probado como cada mañana, mirar si habias escrito algo y ¡Qué ilusión¡¡¡¡¡ ver que estabas....

Es uno de los momentos más bonitos el ver como mis dos enanas llega la hora de dormir y mientras le vas explicando el cuento, o a veces una historia inventada se van quedado dormidas. ESO ES LA FELICIDAD

Meritxell Sánchez dijo...

¡Me alegro mucho de leerte de nuevo!
Te echaba de menos por aquí.
Guau, esos momentos diarios de plenitud, felicidad,paz interior...como sea que lo llamemos, porque no hay palabras en el mundo que puedan describir esos sentimientos y emociones cuando estamos con nuestros peques...
Besos!

La Mami de Xavier dijo...

Gracias a todas! Yo también tenía ganas de conectar de nuevo con el blog! Demasiadas cosas pendientes... pero aquí estamos y así da gusto! besitos!!!!